Una Llamada Telefónica Sin Respuesta

Aziz Isa Elkun  

Traducido por Erol Özdemir

Una brillante mañana de verano cuando tomas la mano de pequeña niña y caminas a la escuela escuchando a los pájaros cantando en el camino a lo largo de la estrecha senda, uno se siente agradecido a la vida como si hoy fuera a ser uno de los mejores días en tu vida, llenos de disfrute como muchos otros que has dejado atrás.

En ese momento yo me sentía muy feliz, caminando con mi hija, agarrando su mano y contándole historias graciosas de la naturaleza. En nuestra mágica imaginación, mi pequeña hija y yo nos convertíamos en gorriones y volábamos entre pájaros por encima de un gran Árbol de roble. Desde nuestra casa hacia la escuela, caminamos tres diferentes pavimentos en un camino estrecho cubierto de árboles, teníamos que cruzar varias calles pequeñas y nos tomaba quince minutos caminando. 

Algunas veces era difícil para nosotros pasar entre la gente en esas estrechas calles. Algunas veces nuestro camino estaba bloqueado por madres jóvenes con cochecitos dobles y niños llorando. Hoy estamos de suerte ; Nos encontramos a una señora y su pequeña hija a quien conocemos por varios años. Su hija está en la misma clase que mi hija, y por lo general coincidimos en el patio de la escuela durante el recreo o en actividades de niños fuera de la escuela. Su nombre es Lucie. Ella es francesa, de Nice, y se mudó a Londres hace unos años.

Cuando nos acercábamos a Lucie esa mañana, ella hablaba en un tono alto por su teléfono móvil , pude ver a una señora mayor en la pantalla de su teléfono Móvil. Asumí que se trataba de su madre en Nice. Generalmente nos saludamos cada vez que nos vemos, en esta ocasión dude en hacerlo para no interrumpir su conversación. Más sin embargo pensé que si no la saludaba podía parecer poco amistoso. Así que le dije “Buenos Días” en un tono suave, y ella respondió en el mismo tono con una sonrisa en su rostro. Ella puso su llamada en pausa y dijo ” disculpa, es que estoy hablando con mi madre” “Hoy es su cumpleaños número 80″ a lo cual yo dije ” Wow”, Hoy es un día especial para ti y tu familia. Envíale nuestros mejores deseos de cumpleaños. Que suerte que puedas hablar con tu Madre mediante una llamada de video. “Estoy celoso!” Le dije con una sonrisa mientras pase frente a ella y seguí mi camino. 

Después de habernos marchado, vimos a Lucie detrás de nosotros, sólo habíamos caminado alrededor de 100 metros cuando llegamos a un cruce y pacientemente esperamos por una oportunidad para cruzar la calle tan concurrida en el tráfico de la mañana. Me di cuenta que Lucie nos había alcanzado y se unió a nosotros en el camino. ” Siento no haber podido hablarte antes , estaba hablando con mi madre, pero dijiste algo lo cual no pude escuchar claramente.” Tan pronto como ella pronunció estas palabras, había una oportunidad de cruzar la calle , y sosteniendo las manos de nuestros niños, mirando a ambos lados de la carretera,  cruzamos rápidamente. “Si no escuché mal, ¿de verdad me dijiste lo afortunada que era de poder hacer una llamada telefónica a mis padres? No estoy segura de lo que querías decir. Parecía que no puedes llamar a tus padres. ¿Es demasiado caro?” 

Me sentí frustrado por sus preguntas; Necesitaba encontrar una manera fácil de explicar por qué no podía llamar a mis padres a una señora que creció en la cuna suave de la democracia europea con su indulgencia de los derechos humanos. Estaba seguro de que no tendría mucha comprensión del “socialismo con las características chinas”, “el esplitismo étnico” y la “guerra contra el terror” que ahora dominaba la vida en mi tierra natal del Este de Turkistan, también conocida como la región autónoma de Xinjiang Uyghur de China. 

“No Lucie, no es tan simple. Normalmente cuando llamo a mis padres, es más barato que su llamada a Francia. Pero no he hablado con mis padres durante varios meses, a pesar de que mi padre no esté bien, y dejé de llamar a mis otros parientes y amigos hace varios años. Así es como es. Hace unos meses llamé a mi madre, y cuando ella contestó el teléfono me pidió que no la llamara más, al menos por un tiempo, porque cada vez que la llamaba desde Londres, una hora después un grupo de policías venían a su casa. La policía le dijo a mi madre que no contestara las llamadas de su hijo. Dijeron que había una orden del departamento de policía regional de que nadie debería tomar llamadas telefónicas internacionales. La policía le dijo a mi madre que si no obedecía a esta regla sería castigada. “

Lucie parecía confundida. Me sentía mal, pero ahora que había empezado mi historia, sentí que tenía que seguir adelante.

“Probablemente no puedes creer lo que te acabo de decir”, le dije, “Y puedes preguntarme cómo tal cosa puede estar pasando en nuestros días modernos. Pero esto es sólo una gota en el océano de los problemas de la gente Uyghur. Estos problemas comenzaron cuando nos convertimos en una llamada “minoría étnica” de la República Popular China. En muchos sentidos somos como el Tíbet. Vivimos bajo el dominio colonial. Yo nací y crecí en esa tierra antes de llegar al Reino Unido como refugiado político … “. Me detuve allí, percibiendo que tal vez había hablado demasiado y había hecho a Lucie aburrirse con mi larga historia.

Lo siento Lucie, he hablado por demasiado tiempo”, le dije, sintiéndome un poco tenso.

-En absoluto -dijo-, suena terrible. Gracias por compartir tus problemas conmigo “, pero ya habíamos llegado al portón de la escuela. “¡Que tengas un buen día!”, Dijo ella cálidamente, y atravesó el portón y entro al patio de recreo empujando su cochecito. Yo seguí  hacia el salón de clases  de mi hija. Ahí la deje seguir a su salón de clases y me fui. 

De camino a casa, repentinamente me sentí cansado. Mis pies habían pisado este pavimento de casa a escuela y de la escuela a casa innumerables veces durante los últimos seis años. Durante estos años, tantas cosas habían sucedido en mi vida. Traté continuamente con mis conflictos entre mi nueva vida en Londres y la que había dejado atrás. En las últimas semanas, especialmente después de que la enfermedad de mi padre empeorara, la última conversación telefónica con mis padres se hizo eco en mi cabeza.

“Hola! Essalam aleykum! Cómo estás mamá? Estás haciendo bien? Cómo está mi padre, puede caminar ahora? Cómo están los vecinos?

Mi madre ha visto mucho en sus 76 años. Ella fue testigo de hambre en su adolescencia durante la guerra para apoyar a Corea del Norte contra el imperialismo estadounidense. Vio muchas otras revoluciones y campañas: el “Gran Salto Adelante” de finales de la década de 1950, cuando se suponía que debíamos superar a la Inglaterra capitalista en la producción de acero, y la gran Revolución Cultural de Mao de los años sesenta. Una de las mejores cosas que le pasó a mi madre fue que ella aprendió a leer, y se graduó de la escuela secundaria. Nací justo en medio de la Revolución Cultural. Unos años más tarde me enteré que un hermano mío nació muerto. Según fui creciendo me enteré que murió debido a que mi madre no tenía los recursos para la medicina y los alimentos necesarios. 

Así que fui hijo único. Ahora mi madre está envejeciendo, tiene recuerdos de su vida. Ella me dijo una vez que durante los años de la Comuna, sufrió mucho después de un accidente de carreta de mula . Ella estaba en los campos de la Comuna pegando retratos del Presidente Mao en el borde del campo. Un jeep militar llegó corriendo por el camino al lado del campo, haciendo explotar con pólvora esa área. La mula que llevaba la carreta se agitó perdiendo el control y volcándose en la corriente. Ella quedó atrapada bajo el carro, y su columna vertebral se fracturó . Ella no podía recibir el tratamiento adecuado en ese momento, y mucho más tarde, a principios de los 90’s sus problemas de espalda empeoraron ya no podía caminar. Después de pedir prestado mucho  dinero al banco pudo pagar por  varias operaciones, y ahora vive con una varilla de acero de 10 cm de largo dentro de ella para apoyar su espalda.

Podía oír su voz por el teléfono con un fuerte zumbido y eco en el fondo. -Mi hijo, estamos bien. No te preocupes por tu padre. Está comiendo bien, aunque recientemente ha sido puesto en cama. Ahora no puede caminar, pero le doy su medicina. …. Mi querido hijo, esto va a ser muy difícil para ti. Si no te digo esto, estaremos en problemas, pero si te lo digo, sé que estarás muy triste, pero tengo que decírtelo. Por favor, ¿puedes dejar de llamarnos por un tiempo? Durante las últimas semanas, cada vez que nos llamas, dentro de una a tres horas la policía  llega a nuestra casa.

Primero preguntan por el contenido de nuestra conversación por teléfono, luego dicen que debo dejar de hablarte . Ahora están diciendo que no debería responder a tus llamadas telefónicas. Hace más de dos años que la policía del municipio me pidió que les informara cada vez que recibiera una llamada telefónica tuya. Seguí diciéndole a la policía acerca de tus llamadas telefónicas, pero ahora esto parece no ser suficiente. Mi querido hijo, durante los muchos años transcurridos desde que saliste de casa, he aprendido muchas lecciones útiles. Ahora estoy aprendiendo a estar conforme con esta situación. Cada lugar del mundo nos es dado por Dios. El lugar donde vives ahora también es dado por Dios. Estoy feliz por ti. Estás a salvo allí y tienes una familia con hijos hermosos . Se que  tu estás  viviendo bien y en paz  con tu familia, no me preocupó por ti . Dios te bendiga …”. La voz de mi madre se fue  gradualmente por el teléfono y sólo pude escuchar el sonido de las lágrimas y la pesada respiración emocional. Después de escuchar una señal de “du … du … du”, asumí que mi madre había enganchado el teléfono. Era un sábado justo una semana antes del final del Ramadán en 2017. 

Pasé una larga y ansiosa semana después de esa llamada. El sábado siguiente llamé al número de mis padres, pero no hubo respuesta. Entonces intenté el móvil de mi mamá, pero el resultado era el mismo: ninguna respuesta. Escuché una Canción Roja de idioma chino procedente de su móvil durante un tiempo, luego la señal móvil se fue apagando lentamente. Estaba bastante claro: mi madre obedecía órdenes y había dejado mi llamada deliberadamente sin respuesta.

Llegué a esta gran ciudad de Londres cuando tenía casi treinta años. En aquella época yo era un joven ambicioso lleno de optimismo y esperanza para el futuro. Quería defender y hacer campaña por los derechos del pueblo uyghur. Esperaba que la situación de los uyghures cambiara para mejor, pero año tras año sólo veía cosas peores sucediendo a mi gente. Qué puedo hacer para que mi pueblo mejore sus derechos? Nada. Y ahora me había vuelto tan impotente que ni siquiera podía proteger mi derecho a hablar con mis padres, y no tenía ni idea de si estaban vivos o muertos.

Esa noche, durante la cena, mi hija mayor empezó a contarnos lo que había sucedido en la escuela ese día. Acababa de comenzar la escuela secundaria ese año. “Papá, tengo buenas noticias que contarte”, dijo. “En nuestra clase de geografía tenemos  un nuevo maestro. Nos pidió que le dijéramos a todos de qué país provenían nuestros padres y luego describiéramos su paisaje y clima. Comencé a preocuparme cuando mi turno se acercaba. Pensé que si digo que mi papá es “Del Este de Turkistan” entonces si mi profesor nunca había oído hablar de ese lugar yo podría quedar en ridículo  delante de mis amigos. Pero sabía que no podía decir que mi papá viene de China. Cuando llegó mi turno, le dije a la clase que mi papá era de El este de Turkistan , y que era un país que no tenia independencia. Les dije que está al norte de Tíbet, al este de Kazajstán y Kirguistán, y está en el noroeste de China. Tiene montañas y desiertos, y es siete veces más grande que el Reino Unido  “Y tuve tanta suerte! Nuestro maestro continuo estrechando mi mano y dijo: “Nunca he conocido a alguien del este de Turkistán. Un placer conocerte! “Ahora no tendré que preocuparme de explicar a mis amigos de donde viene mi papá”. 

Le dije a mi hija: “Mi hija inteligente , tu papá está orgulloso de ti. Sabes que tu papá no puede vivir sin su pasado. Es su identidad; Es su todo. El Turkistán Del este  es un país ocupado que pertenece a tu padre, sus hijos y sus nietos “. No pude ocultar mi emoción cuando terminé mis palabras hacia ella, y abrace a mi hija  con mucha fuerza.

4 de agosto de 2017, Londres


Original source:
  http://www.uyghurensemble.co.uk/en/?p=642

 

 

Please leave your comments | پىكىر يېزىش